30 de Marzo de 2020

Coronavirus Impacto económico

Casi de un día para otro. En apenas 24 horas, el Gobierno dio un giro a la estrategia que había defendido hasta el pasado sábado y donde antes consideraba que no era necesario incrementar las restricciones al confinamiento, de repente ha improvisado un paro casi total de toda actividad no esencial en España, al menos hasta el 11 de abril. La prueba más evidente de la improvisación llegó casi de madrugada, cuando se confirmaba que el decreto del BOE declararía «una moratoria para que algunas actividades se paralicen paulatinamente», dijo en La Sexta Margarita Robles, dando voz al Gobierno. En ciertos sectores, «en los que resulte imposible interrumpir de modo inmediato la actividad, las personas trabajadoras incluidas en el ámbito de este Real Decreto podrán prestar servicios el lunes 30 de marzo de 2020», reza el texto.

La decisión se ha confirmado precipitada. De hecho, el cierre de actividades no esenciales, según explicó ayer la ministra de Hacienda y Portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, se tomó el propio sábado a raíz de las indicaciones del Comité Técnico de Gestión del coronavirus. Fernando Simón, la figura más visible de ese comité, había defendido que no era necesario dicho endurecimiento, sin embargo, el viernes y el sábado el panorama cambio; el objetivo ahora es reducir la movilidad y rebajar los contagios. Para ello, el Gobierno ha lanzado un «permiso retribuido recuperable» que permitirá a los trabajadores de actividades no esenciales quedarse en casa mientras la empresa paga su salario y a cambio de devolver las horas al reanudar la actividad.

Calviño vs. Iglesias

La medida ha vuelto a dejar patente la dualidad y la división en la composición del Ejecutivo. De un lado, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que hasta prácticamente este sábado defendía una postura muy cercana a la de los empresarios, descartando un cierre más radical de la actividad económica. Lo dijo por activa y por pasiva, en cada entrevista e intervención pública en la que se le preguntaba por los llamamientos desde ciertas autonomías -respaldados también por el presidente del PP, Pablo Casado- a implementar un parón completo de la actividad.

Fuente: El mundo